Las 3 Ds de la vacunación en América Latina: desigualdad, desinformación y desconfianza

Blog Detail Image

Para el momento en el que escribo este artículo, los casos de COVID-19 en Colombia han disminuido drásticamente de las alarmantes cifras del tercer pico. Ahora, hay un nuevo reto en el horizonte: la vacunación de toda la ciudadanía. 

De acuerdo a cifras presentadas por El País, aproximadamente uno de cada seis habitantes de América Latina, donde se mantienen cifras rojas por  la pandemia, ya dispone de un esquema completo de vacunación.

La otra cara de la moneda la pone más del 80% de los latinoamericanos que sigue sin acceso completo a la única solución para dar fin a la pandemia.  

Vacunación en América Latina -  El País

Y aunque los patrones de desigualdad en la región tienen mucho que ver con estas cifras (Mientras en Chile o Uruguay más de la mitad de la ciudadanía cuenta con todas las dosis necesarias, en Honduras, Guatemala o Venezuela esta cifra no llega ni al 1%), sigue existiendo en la población una desconfianza y negación  generalizada por los biológicos e increíblemente por el virus. Un virus que ha cobrado la vida de más de 4 millones de personas en el mundo. 

Por eso, es importante revisar un par de antecedentes a esta situación:

La infraestructura de vacunación como punto de partida.

En la región ha habido una evolución desigual en las condiciones de partida. Ante la necesidad de ejecutar una política de una complejidad sin precedentes, muchos estados se quedaron cortos con la disponibilidad para invertir, activar procesos y ejecutar de manera armoniosa la colaboración entre sectores. La diplomacia y las alianzas público-privadas terminan desencadenando un proceso que llega a lo local y que se debería traducir en un sistema de salud con la capacidad de ir paso a paso sin colapsar. Algo que claramente no está pasando en la región.

 

En contextos de incertidumbre, las personas buscan y comparten más información.

Este fue uno de los hallazgos del equipo de buho ™ alrededor de la epidemia de ébola en África Central y su impacto en la República Democrática del Congo: A medida que se encuentra información falsa, vacíos y contradicciones, ya sea en el debate público, en medios de comunicación o en redes sociales, la incertidumbre se puede convertir en miedo, pánico o terror.

Un mundo aterrorizado podría ser un obstáculo para encontrar salidas y enfrentar con éxito la pandemia.

De hecho, el pasado mes de junio, el DANE en Colombia dio a conocer los resultados de su encuesta nacional sobre vacunación y destaca un 11,6% de personas que no desean acceder a las vacunas debido a que creen que los riesgos asociados son muy altos o que puede no ser lo suficientemente efectiva. Pero llama la atención que el 1,8% de este porcentaje crea que el coronavirus no es peligroso para su salud. 

Una de las lecciones que dejó la epidemia del ébola para afrontar la crisis del coronavirus fue precisamente la de medir la desinformación y entender dónde estaban las principales preocupaciones de la ciudadanía. Sólo así, conociendo sus percepciones, se puede responder a sus preguntas y atender sus necesidades.  

¿Cuál es el panorama de la conversación sobre vacunación en la región?

Gracias a la medición que realizamos a uno de nuestros clientes y con la intención de conocer el panorama de la conversación sobre vacunas, pudimos identificar 3 puntos a destacar en América Latina y que pueden darnos luces y un camino en la navegación de estas coyunturas. 

 

Los medios se enfrentan a la desinformación y amplifican la necesidad de vacunarse

En México y Brasil, los medios de comunicación son los principales influenciadores sobre vacunación. Mientras que en el agregado de la región (en donde se analizaron 23 países y región oriente del Caribe) son el segundo grupo de interés. Destaca de manera significativa cómo a través de sus historias buscan generar conciencia de la importancia de la vacunación. Es recurrente encontrar noticias donde una persona no vacunada y en hospitalización se arrepiente de no haberlo hecho antes, en muchos casos por desinformación. 

De igual forma, se han convertido en los principales voceros no afiliados al gobierno en  informar sobre puntos y etapas de vacunación, así como la llegada de nuevas vacunas y la evolución de la pandemia. 

En contextos como estos, es importante entender el papel amplificador de los medios en las decisiones de voceros gubernamentales o incluso las posturas de actores políticos. La medición permite profundizar esa escucha y construye un puente con la audiencia. Una que puede caer en desinformación debido a la infodemia propia de contextos de incertidumbre.

COVID-19 Vaccination on media and social media Latin America - Top Occupations

COVID-19 Vaccination on media and social media Latin America - Top Occupations

En el caso de la República Democrática del Congo, aprendimos la importancia de tener de manera oficial a un vocero para la crisis. Uno solo. Uno que, además de dedicar el tiempo suficiente a la generación de contenido para canales digitales, pueda atender a los medios y con el tiempo ser la fuente oficial para todos los asuntos relacionados con la emergencia. 

Frente al coronavirus, vemos como Iván Duque se posiciona junto a las cuentas afiliadas a la presidencia de la República de Colombia como los principales voceros. Esto puede suponer un entendimiento de esa vocería centralizada que principalmente invita a la vacunación masiva.  Por su parte, los medios replican el mensaje pero adicionalmente informan a profundidad sobre noticias de la coyuntura, en algunos casos de manera alarmante, algo que ayuda a la propagación de noticias falsas y desinformación.  

COVID-19 Vaccination Colombia - Top Influencers Social Media

Se esperaría un panorama similar en la región, pero ese no es el caso. 

Mientras que en México, no es claro quién está replicando la información de manera centralizada, en Brasil, quienes informan son las ONGs. En Argentina hay una mezcla de todas pero poco se habla de eso. Veamos.

En México, figuras del periodismo y la ciencia son los principales generadores de contenido y combatir la desinformación mientras se promueve la vacunación masiva parece ser el objetivo de sus publicaciones. A diferencia de Colombia, el presidente Andrés Manuel Lopez Obrador es solo el décimo influenciador con un número de publicaciones menor al del top 5 en generación de contenido. 

COVID-19 Vaccination México -  Top influencers social media

 

Esto explica que la mayor cantidad de información relacionada a vacunación se esté dando a través de medios tradicionales y sus páginas web.

Según nuestro análisis sobre la vacunación en medios y en redes mexicanas durante el mes de Julio, se evidenció una clara diferencia entre redes sociales y medios. 

Los medios, se convirtieron en aliados del plan de vacunación, con un 65% de contenido favorable. Resaltan temas como la entrada de nuevas vacunas y su impacto de manera positiva en los indicadores de vacunación. El 11% de la conversación de este contenido fue hostil. Sin embargo, entraba en la discusión la efectividad que podría tener la vacuna de un laboratorio si se combinaba con otro. 

En redes sociales, el panorama de vacunación no es tan amable. 

Con un 44% de hostilidad se destacaron dos historias muy fuertes, una que iba a la efectividad de las nuevas vacunas que se estaban aprobando en el mercado y de su aceptación por parte de organismos internacionales, cosa que afectaba el tránsito a otros países.

En comparación al análisis de nuestro cliente con Colombia, dónde las cuentas del gobierno ocupan los primeros lugares de influencia sobre vacunación y en México las cuentas se ven superadas por las de periodistas o científicos, el análisis sobre vacunación en México evidenció que son estas las principales validadoras de la vacunación, hablando específicamente del plan de vacunación y buscando dar claridad y tranquilidad sobre las nuevas vacunas que estaban entrando.

Aquí hay un reto frente al nivel de influencia sobre la vacunación y la centralización de la comunicación. La población más joven está consultando sus dudas frente al coronavirus y necesitan certeza para informarse y tomar decisiones. 

 

La desconfianza en las instituciones se puede incrementar con un choque entre vocerías 

En Brasil, aunque Jair Bolsonaro es el segundo influenciador, se ve enfrentado en opinión por Unicef Brasil y el Instituto Butantan que se encargan de incentivar la vacunación y combatir la desconfianza hacia el biológico. Este escenario de confrontación no favorece al proceso de vacunación ya que la centralización de la comunicación corre por parte de alguien que ha manifestado abiertamente posturas anti-vacunas. Un escenario propicio para la desconfianza, razón por la cual recae la responsabilidad de informar en actores distantes al gobierno de turno.  

En Argentina parece haber un panorama más estable. El mayor alcance de la conversación sobre vacunas se da por completo a través de medios tradicionales y sus páginas web, mientras que Unicef Argentina de la mano de influenciadores y medios independientes amplifican en sus canales, principalmente brindando orientación hacia el autocuidado y la identificación de desinformación. Sin embargo, estos se ven enfrentados con figuras políticas del país que manifiestan su oposición al gobierno de Alberto Fernandez . 

 

La ciudadanía se está informando y los problemas de desigualdad están siendo cada vez más evidentes para ellos. 

COVID-19 Vaccination Argentina - Sentiment Key Drivers

En Argentina, #VacunatorioVIP recoge la inconformidad de la ciudadanía alrededor del escándalo de la vacunación VIP en la que se vio involucrado el gobierno de Alberto Fernandez. Esta particular situación podría explicar la ausencia de la vocería oficial de la presidencia en los canales que usa la ciudadanía. Sin embargo, la reputación de las instituciones se puede ver afectada si la conversación no está bien direccionada. De igual manera, puede ser incentivo para dar a la agenda pública un tema de interés nacional que perjudique intereses políticos. 

En países como Colombia o Brasil, donde los presidentes tienen altos niveles de desaprobación ciudadana, cualquier tipo de mensaje que provenga de instituciones que los represente puede convertirse en tema de conversación. Los escándalos de corrupción desvían la atención de cualquier mensaje relacionado a la vacunación y más en medio de una crisis, ya que pone sobre  la mesa los problemas estructurales de la sociedad y sus responsables. 

Entender este panorama, permite a las organizaciones navegar de manera estratégica sus comunicaciones y realizar los ajustes pertinentes en la conexión con las audiencias que desean conectar con su mensaje. En Argentina y Brasil, Unicef ha tomado control de la conversación. A través de estrategias orientadas al autocuidado y el control de información desde la educación en “noticias falsas”, han logrado separarse del ruido de la corrupción y así llegar a una población joven ávida de información. Una población que puede replicar esos aprendizajes en sus círculos más cercanos. 
 

COVID-19 Vaccination on media and social media Latin América - Demographics: Age

Ya lo hemos mencionado antes: medir nos permite entender el rol que desempeñamos como organizaciones en momentos de coyuntura. Una tarea pendiente por parte de los gobiernos y en la que muchas empresas y marcas han ido avanzando. Entendieron que la historia que cuentan, también se debe vivir. 

 

 

 

¿Que tal te pareció?

Gracias por calificar